[Día 166] Paz de Dios

6. No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. 7. Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo.
Filipenses 4:6-7 (TLA)
Cuando los momentos díficiles llegan y la angustia quiera adentrarse en mi mente y corazón, no debo temer ni preocuparme, tengo que poner mi fe en Dios, orarle y pedirle todo lo que necesite, siendo siempre agradecida y obediente. Así obtendré la paz que Dios tiene para mi, que quienes no le conocen no llegan a entender ni ver realmente, pero que al creer y confiar en Jesús, protegerá y guardará mi corazón y mis pensamientos ante las dificultades y preocupaciones que pueden aparecer.
Compartir:

Seguidores

Seguir por Email

Mis otros blogs

Bleiÿ Doll
Poesiasdeunaprincesa