[Día 365] A la victoria

A los soldados les toca preparar sus caballos para el combate; pero Dios es quien decide a quien darle la victoria.  
Proverbios 21:31 [TLA] 
Para un nuevo año que comienza, para una nueva etapa, un nuevo empleo, estudio, metas...  Para todo por lo que hay que poner de nuestra parte y esforzarnos, lo que pide trabajo duro, responsabilidad y constancia. Para todo lo mencionado antes y más, para ello nos podemos preparar todo lo que queramos por nuestra cuenta pero sin el apoyo perfecto, podemos caer en la derrota, la debilidad y hasta la auto-destrucción. Por lo que, no solo tenemos que preparar nuestros caballos para ir a la batalla, nuestros planes, estrategias, ideas y lo que sea necesario física y materialmente para llevar a cabo y alcanzar lo que deseamos. Tenemos que buscar, juntarnos y amigarnos con el mejor aliado que nos llevara siempre por el buen camino y hacia la meta correcta, Jesús. 
Dios nos llevará a la victoria segura usando lo poco que tengamos a nuestra disposición, solo tenemos que alistarnos, movernos según lo que nos enseña y confiar plenamente en Él.
Compartir:

[Día 355] Examinarse

Dios nos ha dado la conciencia para que podamos examinarnos a nosotros mismos.
Proverbios 20:27 [TLA] 
Cada noche, antes de dormir, examina tu día, los pensamientos y acciones que surgieron de tu corazón. Si cometiste un pecado, algo que rompe la ley de Dios, que no es de su agrado o nos aleja, por mas pequeño que sea, pidamos perdón y hagamos algo para revertirlo si hay posibilidad. Si es porque no hemos hecho algo o hemos hecho de más, tomemos ello en cuenta para el día siguiente.
Cada día, nos examinemos interna y externamente. Dios nos dio la capacidad para hacerlo y si encontramos manchas en nosotros, corramos a nuestro Padre para que nos limpie y podamos vincularnos una vez más y mejor con Él.
Compartir:

[Día 354] Sin temor

Obedece a Dios y vivirás; así dormirás tranquilo y no tendrás ningún temor.
Proverbios 19:23 [TLA] 
En obediencia y en comunión con Dios las pesadillas no nos causaran miedo, la posibilidad de que nuestros sueños se rompan no nos aterrara, el decidir vivir no nos causara temor ni los Hombres asustaran con sus palabras y actos. Con Dios de nuestro lado, con obediencia en nosotros, el miedo no será adversario porque somos parte de un plan divino y, dejándonos guiar, nuestro Señor Jesús nos llevará de su mano a cumplirlo. Con solo ser obedientes, con solo ser y hacer como Dios nos pide para poder tener una plena relación con Él, solo así conseguiremos la fuerza para enfrentar nuestros miedos.
Compartir:

[Día 353] Planes

El hombre propone, y Dios dispone.
Proverbios 19:21 [TLA] 
Cuéntale a Dios todos tus planes y propuestas, tus metas y sueños. Si son correctas y de gusto de Dios, pondrá en nuestro camino todo lo que necesitemos para lograrlos y alcanzarlos.
Compartir:

[Día 351] Bendice

La lengua tiene poder para dar vida y para quitarla; los que no paran de hablar sufren las consecuencias.
Proverbios 18:21 [TLA] 
Las palabras que decimos, que salen de nuestro corazón por lo que estuvimos comiendo a través de cada uno de nuestros sentidos, puede bendecir o maldecir, dar vida o matar a otras personas y nosotros mismo.
Cuidado de lo que dices, más cuando se está enojada, más cuando tienes la intensión de herir. Porque si no te detienes ahora de hablar maldiciendo, más será la cosecha por causa de estas malas palabras. Pero a cambio, bendice, cuando desees maldecir, bendice. Cuando quieras herir y declarar odio, declara amor. Cuando quieras declarar enfermedad, declara sanidad. Pero estas cosas por más sencillas que parecen serán difíciles si no llenas tu corazón con lo correcto y dejas de llenarlo con cosas malas. Aprende a dominar tu lengua a través de Cristo y veras las consecuencias, buenas consecuencias.
Compartir:

[Día 348] Ante dificultades

Los pleitos más difíciles
hay que ponerlos en manos de Dios.
Proverbios 18:18 (TLA)
Nuestras cargas, nuestra debilidad, nuestros problemas y dificultades, hay que ponerlas en manos de Dios porque así aclararemos nuestra mente y podremos ver cómo hay que avanzar. 
Compartir:

[Día 340] Hambre de conocimiento

El hombre planea su futuro,
pero Dios le marca el rumbo.
Proverbios 16:9 (TLA)
El sabio quiere más sabiduría;
el tonto no sabe lo que quiere.
Proverbios 17:24 (TLA)
Cuando buscamos aprender, Dios nos da sabiduría y entendimiento para hacerlo. Cuando queremos más sabiduría y la buscamos en presencia de Dios, Él nos la da. Porque quiere guiarnos marcando nuestro rumbo a través de sus enseñanzas para así saber lo que queremos y planear nuestro futuro alineado a Dios. No seamos tontos que no saben qué quieren ni a dónde dirigir nuestras vidas, no seamos cobardes que desean rendirse a vivir o que en cada meta decide darse por vencido. No seamos lo que no somos porque Dios nos ha hecho capaces de albergar sabiduría y mucho conocimiento, mucho menos nos ha dado Dios espíritu de cobardía (2 Timoteo 1:7) sino que nos alienta en todo momento a ser valientes y sabios con nosotros mismos y con las personas de nuestro alrededor. Planeemos para lo que queda de año y para los siguientes años una vida mejor, permitiendo a Dios guiar nuestro andar. Busquemos ser más sabios tanto en Dios como en la escuela, la facultad y en el trabajo. Pongámonos metas para este mes que no sean imposibles, sino que estén al alcance de nuestras manos y un poco más. Planteémonos una dirección y pidamos a Dios su guía para saber si es el camino correcto. 
Compartir:

[Día 339] Hambre de Dios

Mientras más hambre se tiene,
más duro se trabaja.
Proverbios 16:26 (TLA)
Cuando uno tiene hambre, por más débil que se sienta, es capaz de buscar por comida, desesperado y con miedo de no volver a probar alimento, miedo que puede desaparecer con la perdida de interés. Pero alimentarse, buscar alimento y conseguirlo es trabajoso, por más que alguien más haya trabajado para comprar el alimento (Jesús nos compró con su sangre), la acción de movernos para saciar el hambre es otro tipo de trabajo físico y emocional. Pero, ¿por qué llegar a tal límite con Dios? Dejarnos influenciar por nuestra vagancia o por poner algo antes y posponer nuestra relación con Dios para otro momento, que puede o no llegar. ¡Eso está mal! No hay que esperar a estar hambrientos y débiles, no tenemos razón para hacerle a Dios una huelga de hambre por ninguna razón. Como una huelga de hambre a nuestro cuerpo puede llevarlo a la muerte, una huelga espiritual puede hacerlo también en ese sentido. Cuidado cuando  pases un día sin alimentarte, ¡y  más cuidado cuando sobrepases es día y se convierta en una semana! 
Hoy Dios me muestra esto, porque yo mismo he estado en huelga espiritual. Por eso puedo decirte que lo que pasa el cuerpo puede pasarlo nuestro espíritu. El hambre de espíritu no lo sentimos como un dolor en el estomago, lo sentimos con lo que comenzamos a sacar de nuestro corazón, en acciones y palabras que denotan nuestra inanición espiritual. Hoy Dios te llama a que le busques, mañana Dios llamará a que lo busques, pasado mañana también lo hará, el día siguiente y el siguiente. Porque su amor es más fuerte que el hambre, más fuerte que la muerte y no siempre espera a que trabajemos nuestra parte para alimentarnos. Vivir es trabajo, nuestro cuerpo trabaja para mantenernos con vida, nosotros también tenemos que trabajar para que nuestro espíritu tenga vida. Cuidemos nuestro cuerpo y espíritu porque dice la Palabra que somos templo del Dios vivo (1 Corintios 3:16). Trabajemos hoy y cada día para no pasar hambre de Dios.
Compartir:

[Día 338] Ganemos más sabiduría y disciplina

Quien obedece a Dios
gana en sabiduría y disciplina;
Proverbios 15:33a
Al ser obediente con Dios, al aprender, seguir y hacer lo que Jesús me enseña para ser más cercano a Dios, recibo con la ayuda del Espíritu Santo sabiduría y disciplina. Pero no debo guardar esto en un rincón de mi corazón, debo dejarlo fluir al exterior, para que en mi toda la vida que poseo ahora mismo, en este presente, pueda hacer y vivir con estos dos regalos de Dios, en sabiduría y disciplina. Pero estas no crecerán solas y sin esfuerzo nuestro, crecerán regándolas con detalles, con aprendizaje, con horarios, con metas y sueños, con fe y esperanza. Con obediencia ganaré más sabiduría y disciplina. Con y por amor seré capaz de ver la verdad que debo cumplir y transmitir con mi vida.

Compartir:

Seguidores

Seguir por Email

Mis otros blogs

Bleiÿ Doll
Poesiasdeunaprincesa