#174 | Apartados por amor

Dios los ama y los ha apartado para que sean parte de su pueblo. 
Romanos 1:7
A veces, las pruebas dificultarán ver bien a Dios. Las pruebas y las tentaciones nos harán ver diferente el mundo que nos rodea. Pero estás son porque Dios nos ama y quiere que entendamos que hemos sido apartados. Dios quiere que aprendamos a diferenciarlas, pues las pruebas son para enfrentarlas y las tentaciones para que huyamos de éstas. ¿Por qué es así? Porque hemos sido elegidos por Dios para llevar Su palabra y Su verdad en nosotros, vivirlas y que el mundo sienta la Presencia de Dios en nosotros. Dios nos aparta, aunque no lo veamos a simple vista, cuando decidimos creer y seguir a Jesús, una línea se comienza a marcar. El camino que Dios ha elegido para nosotros comienza a sentirse en nuestros pensamientos, en nuestras palabras y acciones. 

¿Qué sucede cuando olvidamos que somos diferentes? Nos paralizamos y perdemos identidad. El enemigo quiere que perdamos nuestra identidad. Porque dejamos de sentir el amor de Dios y no aceptamos ser apartados. Pero Dios nos sigue amando, a pesar de nuestro rechazo. Dios sigue buscando apartarnos para que seamos sus hijos e hijas, su pueblo. El amor de Dios siempre nos está envolviendo, Dios siempre nos está protegiendo y guiando. Solo debemos creer en que siempre está junto a nosotros y no dejarnos vencer por nuestras debilidades y complejos. 

Compartir:

#147 | No somos del mundo

1Sa 8:19 | Y aunque Samuel les advirtió a los israelitas todo esto, ellos no le hicieron caso. Al contrario, le dijeron:
—¡Eso no nos importa! ¡Queremos tener un rey!
1Sa 8:20 | ¡Queremos ser como las otras naciones!
¡Queremos un rey que nos gobierne y que salga con nosotros a la guerra!
Eso mismo fue lo que le dijeron los israelitas a Samuel, incluso sabiendo las consecuencias de la decisión que estaban por tomar y no pude pasar por alto la punzada que me deja por la forma tan directa de las personas que dijeron esto de rechazar a Dios. Inmediatamente recordé una frase que nos lleva a Jesús: “Nosotros estamos en el mundo, pero no somos parte del mundo”.

Más allá del contexto (Samuel viejo y sus hijos haciendo desastre; 1 Samuel 8:1-5), los israelitas declaraban querer alguien que les gobierne porque los otros pueblos tenían reyes, así dejan en claro el rechazo a Dios como su rey y el deseo por ser iguales a quienes odiaban a Dios. Pero he aquí algo que debemos aprender. Jesús y los apóstoles nos enseñan que los que hemos creído y confiado en Dios, aceptamos ser seguidores y discípulos de Cristo, aceptando a Jesús en nuestro corazón y vida, hemos sido elegidos para ello (Juan 15:16). Pero no debemos caer ante las dificultades ni los complejos por ser cristianos que el mundo nos quiere colocar, porque:
Juan 15:19 | Si ustedes fueran del mundo, el mundo amaría lo suyo;
pero el mundo los aborrece porque ustedes no son del mundo,
aun cuando yo los elegí del mundo.
Aunque personas te enfrenten por tu Fe, aunque a otros que no creen en Dios les vaya mejor, aunque otros tengan lo que no tienes, no significa que seamos menos. Nosotros, como hijos por Dios, no debemos ser cómo el mundo, debemos ser más cercanos a cómo es Cristo, nuestro único Rey.
1Jn 2:15 | No quieran ustedes ser como los pecadores del mundo,
ni tampoco hacer lo que ellos hacen.
Quienes lo hacen, no aman a Dios el Padre. 
Compartir:

#146 | Dios te está entrenando

Samuel fue escogido por Dios desde antes de nacer y ya había marcado su destino antes de su nacimiento. Samuel fue colocado en un lugar donde había pecado, a pesar de que era casa de Dios, había entre quienes le servían personas que despreciaban a Dios y eran egoístas. Pero Dios preparó una renovación para su casa, Samuel fue entrenado. La Biblia dice cómo creció Samuel y estos detalles reflejan el plan de Dios.
1Sa 2:18 | El niño Samuel, por el contrario, servía fielmente a Dios.
1Sa 2:21b | Mientras tanto, el niño Samuel crecía bajo el cuidado de Dios.
1Sa 2:26 | Mientras tanto, el niño Samuel seguía creciendo, y Dios y la gente lo querían mucho.
1Sa 3:1 | Por su parte, el niño Samuel servía a Dios bajo la dirección de Elí […]
1Sa 3:3 | Samuel dormía en el santuario, que es donde estaba el cofre del pacto de Dios.
Y cuando llegó el momento, Dios mismo anunció su plan y declaró bendición para el elegido.
1Sa 2:35 | » Sin embargo, yo pondré en mi santuario a un sacerdote fiel,
que hará todo como a mí me gusta. Haré que su familia viva
mucho tiempo, y que sirva al rey que he elegido.
Dios nos escogió para llevar a cabo un plan para renovar el lugar donde fuimos colocados y para eso debemos ser entrenados. Dios nos declara sacerdotes, templo, realeza, hijos y guerreros. Y para cada uno de estos “oficios”, Dios nos entrena para que cumplamos con su plan. Por eso, cada día debemos buscar de su Palabra, estudiarla y aprehenderla.

A través de los versículos resaltados en el crecimiento de Samuel vemos lo que debemos saber e incorporar: 

  • Dios estaba presente en su vida y en su crecimiento tanto físico como espiritual.
  • El servicio a Dios era fiel.
  • Dios y la gente lo querían.
  • Estaba bajo la dirección de su autoridad.
  • Descansaba en la Presencia de Dios.
  • Su servicio tendría recompensa.
Dios quiere que, como su templo (1 Corintios 3:16), seamos sacerdotes fieles que se renueven cada día y habiten en Su Presencia. Dios quiere que quitemos todo malo de nosotros y crezcamos espiritualmente. Dios quiere que busquemos descanso en Él y que le sirvamos para que nos vaya bien. Dios quiere que aceptemos ser puestos bajo autoridad y que aceptemos ser dirigidos y re-redirigidos. Y cuando nosotros estemos bien alineados a su plan, entonces la gente a nuestro alrededor lo verá aunque pensemos que no hacemos nada fuera de lo normal. Así, el lugar donde estemos será bendecido por la Presencia de Dios que vive en nosotros y todo lo haremos como para Cristo y no para los hombres (Colosenses 3:23) de manera natural. Por eso, no te rindas si las cosas se ponen difíciles, porque Dios te está entrenando.        
Compartir:

#145 | Dar gracias

Si de veras quieres honrarme,
tráeme ofrendas de gratitud.
Si corriges tu conducta,
yo te salvaré».
Salmos 50:23
Dios nos da la oportunidad de dejarnos ayudar, nos pide cosas a nuestro alcance y que somos capaces de hacer con Él. Dios se enoja cuando le ofendemos y nos amigamos con la maldad. Él quiere que corrijamos nuestra conducta, nuestros malos hábitos y diario vivir. Si somos agradecidos a Dios, le honramos, seremos salvados y aconsejados. Por eso, debemos callar antes de quejarnos, hablar mal o mentir, debemos reprender al ladrón y al que hace lo malo. Y si somos nosotros los que somos así, debemos dejarnos corregir por Dios para ser de su agrado y no volver a caer en lo mismo.

Compartir:

#144 | Cargas

Mi amigo, te aconsejo
que pongas en manos de Dios
todo lo que te preocupa;
¡él te dará su apoyo!
¡Dios nunca deja fracasar
a los que lo obedecen!
¡Por eso siempre confío en él!
Salmos 55:23
Si podemos nuestras preocupaciones en las manos de Dios, Él nos ayudará y no nos dejará fracasar. Por eso, no te rindas a buscar todo lo que le agrada y sé obediente a Dios. Así, siendo fiel y confiando en Dios, Él te aligerará las cargas cuando tus preocupaciones busquen acumularse.

Compartir:

#143 | Declarar sin temor

Nunca tuvo miedo de hablar del reino de Dios, ni de enseñar acerca del Señor Jesús, el Mesías, ni nadie se atrevió a impedírselo.
Hechos 28:31
Una vez aprendí que el miedo es una decisión, puede parecer natural, pero desde el momento en que decidimos tener miedo de algo o alguien, hasta que no quitemos eso de nuestra mente, no se irá solo. Dios dijo que no nos ha dado espíritu de temor, nos da la seguridad y entendimiento para no tener miedo. 
Dios renueva nuestra mente si se lo permitimos. Si decidimos buscar de Dios y aprender a ser referentes de Su reino, Él nos fortalecerá para enfrentar nuestros miedos y quitarlos de nuestra mente. Y sin miedo, siempre podremos hablar de las maravillas de Dios, de la verdad y sus enseñanzas que nos ha dejado. Tal vez aparezcan personas que nos animen a desertar y a callar pero no tenemos porqué temer de éstas ni de lo que dicen, pues Dios siempre nos cuida y protege para continuar siendo buen testimonio. No temas declarar tu fe en Dios y Cristo.

Compartir:

#141 | Ser bendición

¡Cállense! ¡No sean tan orgullosos!
¡No hablen como la gente presumida!
Dios nos conoce muy bien;
sabe cuándo hacemos lo bueno
y cuándo hacemos lo malo.
1 Samuel 2:3
Dios nos conoce muy bien. Cuando somos bendecidos y nos sentimos ayudados por Él, sabe qué será de nosotros; pero espera atento a que no hagamos lo malo y hagamos lo bueno. Seamos sinceros y responsables con lo que Dios nos da, seamos agradecidos y no presumamos ni nos enorgullezcamos por haber sido bendecidos. Hagamos lo bueno y pidamos ayuda a Dios para quitar lo malo. Dios conoce lo que hay en nuestro corazón, sabe todo lo que sucede en nuestro día a día pero espera y nos anima a buscar su ayuda. Dios nos conoce muy bien y, aunque pueda parecer increíble, nos ama, a pesar de cómo somos o dejamos de ser, nos sigue amando, sigue queriendo lo mejor para nosotros. Por ello, mostremos y seamos lo bueno que hay en nosotros. Seamos de bendición.

Compartir:

#139 | Activo y esforzado

Rut 2
1-2. Pocos días después, Rut le dijo a Noemí:
—Déjame ir a recoger espigas. Seguramente los que cosechan en los campos me dejarán seguirlos para recoger las espigas que vayan quedando.
Noemí le dijo:
—Anda, hija mía.
3. Entonces Rut se fue a un campo de cebada y comenzó a recoger las espigas que dejaban los trabajadores. Sin saberlo, Rut tuvo la buena suerte de ir a trabajar al campo de un familiar de Elimélec, el difunto esposo de Noemí. Ese familiar se llamaba Booz, y además era muy rico y muy importante en Belén.
4. Ocurrió que ese día Booz salió de Belén para vigilar el trabajo en sus campos. Cuando llegó al campo, saludó a los trabajadores:
—¡Que Dios los cuide a todos!
Y ellos respondieron:
—¡Que Dios te siga bendiciendo!
5. Luego Booz le preguntó al jefe de los trabajadores:
—¿Quién es esa muchacha?
6. El jefe contestó:
—Es la muchacha de Moab que vino con Noemí. 7. Me suplicó que la dejara recoger las espigas que se les caen a los trabajadores. Desde que llegó en la mañana, ha estado trabajando duramente, y apenas ahora está tomando un corto descanso en la choza.
8. Booz llamó a Rut y le dijo:
—Oye bien lo que te voy a decir: no vayas a recoger espigas en otros campos; quédate aquí 9. y acompaña a mis trabajadoras. Mira bien por dónde van, y síguelas. Les he ordenado a mis trabajadores que no te molesten. Cuando tengas sed, ve y toma agua de las jarras que ellos han llenado.
10. Entonces Rut, en señal de humildad, se inclinó hasta tocar el suelo con la frente, y le preguntó a Booz:
—¿Por qué es usted tan amable conmigo? ¿Por qué se preocupa tanto por mí, si soy una simple extranjera?
11. Booz le contestó:
—Ya me han contado todo lo que has hecho por tu suegra, después de que murió tu esposo. Sé que dejaste a tu familia y tu país para venir a vivir con nosotros, que somos gente totalmente desconocida para ti. 12. ¡Que Dios te premie por todo lo que has hecho! ¡Que el Dios de Israel, en quien ahora buscas protección, te haga mucho bien!
13. Entonces Rut le dijo a Booz:
—¡Muchas gracias, señor! Usted es muy bueno conmigo y me ha hecho sentir bien, aunque ni siquiera soy como una de sus criadas.
14. A la hora de comer, Booz invitó a Rut y le dijo:
—Ven, acércate; aquí hay pan, salsa y granos tostados.
Rut fue y se sentó a comer junto con todos los demás trabajadores. Comió hasta quedar satisfecha, y hasta le sobró comida para llevarle a su suegra.
15. Cuando Rut regresó a recoger espigas, Booz ordenó a los trabajadores:
—Dejen que Rut también recoja espigas donde están los manojos de cebada. 16. Además, dejen caer espigas de sus propios manojos para que ella las pueda recoger. Y no la molesten.
17. Rut estuvo recogiendo espigas hasta que empezó a oscurecer. Cuando separó el grano de las espigas, se dio cuenta de que había recogido más de veinte kilos de cebada. 18. Tomó la cebada y regresó a Belén para mostrarle a su suegra todo lo que había recogido ese día. También le dio a Noemí la comida que le había quedado. Noemí, entonces preguntó:
19. —¿Dónde estuviste trabajando hoy? ¿Cómo es que pudiste recoger tanta cebada? ¡Qué Dios bendiga mucho a quien tanto te ha ayudado!
Rut le contó a su suegra que había estado trabajando en el campo de un señor llamado Booz. 20. Por eso Noemí le dijo:
—¡Que Dios lo bendiga! ¡Qué bueno es ese hombre con nosotras y con nuestros familiares muertos! Déjame decirte que ese hombre es familiar de mi esposo, y de acuerdo con nuestras leyes tiene el deber de protegernos.
21. Rut añadió:
—Pues él me dijo que podía quedarme a trabajar con las demás trabajadoras hasta que se termine la cosecha de cebada.
22. Entonces Noemí le dijo a Rut:
—¡Qué bueno, hija mía! Quédate a trabajar en el campo de Booz. Y no te alejes de sus trabajadores, para que nadie te moleste.
23. Rut siguió recogiendo espigas con las trabajadoras de Booz hasta que terminó la cosecha de cebada y de trigo. Mientras tanto, vivía con su suegra.
Cuando nos activamos y trabajamos esforzados desde temprano hasta el final en algo, Dios lo ve y hace que seamos bendecidos para prepararnos a ser llevados a un nivel mejor. Dios presta atención de nuestro día, de lo que hacemos y de lo que no, de cómo y cuánto tiempo lo hacemos. Cuando trabajamos duramente, Dios reconoce nuestro trabajo y nos ayuda para que todo nos salga bien, haciendo que nada nos falte para que continuemos trabajando. Así, Dios nos bendice para que seamos de bendición a otros.
Compartir:

#127 | Ser confiable

La gente que no es confiable ni capaz de tomar buenas decisiones no recibirá nada del Señor.
Santiago 1:7-8
Dios bendice a quien trabaja, a quien está en constante movimiento y que cuando surge un impedimento, pone su confianza en Él para salir adelante. Aunque este versículo puede resultar fuerte, está lleno de sabiduría y verdad. Como hijos de Dios y discípulos de Jesús, tenemos que ser personas confiables y capaces de tomar buenas decisiones, capaces de ver a través de éstas y llegar a buen puerto. Dios da a quienes piden, a los que buscan y los que tocan puertas. Dios bendice a quien no se queda en el "quiero" sino que se mueve hasta hacerlo y obtener lo que quiere. Dios bendice a quienes confían en Él y son deciden seguir sus enseñanzas. Pero si desconfiamos, significa que no somos tan confiables como creemos y si decidimos mal, no nos irá tan bien como esperamos, por ello no recibiremos nada. Por eso, seamos gente de confianza y que confíe en Dios, gente que piense, razone y decida con ayuda de Dios. Seamos unidos a Dios, busquémosle a Él y recibiremos conforme a nuestra fe.

Compartir:

#124 | Estar al día

Nunca dejes de leer el libro de la Ley; estúdialo de día y de noche, y ponlo en práctica, para que tengas éxito en todo lo que hagas.
Josue 1:8
Cuando dejas de leer la Palabra de Dios, poco a poco, al pasar los días, es comprensible que veamos situaciones del día a día de una forma diferentes y nos demos cuenta de que estamos desorientados sin una palabra que nos anime o guíe. Por ello, Dios dice que nunca debemos dejar de leer la Biblia, estudiarla y ponerla en práctica. Así es como conseguiremos tener éxito en lo que hagamos, dirección a dónde dirigirnos, ánimo cuando enflaquecemos y ayuda cuando la necesitamos. Dios quiere que nos vaya bien, por ello nos ha dejado su Palabra a nuestro alcance, para que cuando le busquemos, le encontremos. 

Compartir:

#119 | Trampas

La conducta de los malvados
es una trampa para los demás;
si te cuidas a ti mismo
te apartarás de ella.
Proverbios 22:5
Ten cuidado de la conducta de las personas que hacen cosas malas que te rodean, no te concentres en sus acciones demasiado porque son trampas para que tropieces y caigas en la murmuración, en el enojo, etc. Apártate lo suficiente para que no te afecte su maldad.

Compartir:

#117 | Cuida todo tu ser

Y sobre todas las cosas, cuida tu mente,
porque ella es la fuente de la vida.
Proverbios 4:23
Cuida tu corazón, tu mente y pensamientos. Cuídate de adquirir conocimientos innecesarios que solo te provocarán daño. Cuida tu mente de ser llenada por cosas desagradables para Dios y fíjala en Cristo. Porque tu manera de pensar determina tu manera de vivir. Por eso, deja que Dios cambie tus pensamientos malos por buenos, aumente tus expectativas y aceptes el querer como el hacer. Para que seas fuente de vida allí donde estés.

Compartir:

#116 | No te rindas

Vayas rápido o despacio,
no tendrás ningún problema
para alcanzar el éxito.
Proverbios 4:12
Por ello, no abandones ni te detengas, sigue avanzando en los planes y caminos que Dios te lleva porque llegado el momento alcanzarás el éxito. Trabaja y persevera, esfuérzate y sé valiente, así verás un buen final por todo lo que termines.

Compartir:

#114 | Obtener fuerzas

Cristo me da fuerzas para enfrentarme a toda clase de situaciones.
Filipenses 4:13
 En las mejores situaciones y hasta en las peores, no debemos decaer porque Cristo nos da las fuerzas que necesitamos para enfrentarlas y salir adelante.

Compartir:

#112 | Al necesitar

No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos.
Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo.
Filipenses 4:6-7
En la necesidad, cuando queremos algo, no debemos rendirnos a obtenerlo sin haberle dicho y pedido a Dios por ello. No debemos preocuparnos por lo que nos falta, pues la preocupación lleva a que se produzca en nuestro corazón intranquilidad, temor, angustia o inquietud, lo que nos quita la paz y nos lleva hasta declarar mal. Por ello, cuando necesitemos algo, oremos a Dios y pidámosle sin temor ni duda, para que así obtengamos su paz que protege nuestro corazón y alma.

Compartir:

#110 | Bueno y amable de corazón

Que todo el mundo se dé cuenta de que ustedes son buenos y amables.
Filipenses 4:5 a
He aquí nos enseña que debemos mostrar al mundo, a las personas de nuestro alrededor, que somos buenos y amables. Primero, para mostrar algo, que otros lo vean y reconozcan, debe ser no solo a través de palabras sino también de acciones y decisiones. Pues así las personas verán cómo somos. Y segundo, la Biblia nos enseña que para mostrar algo exteriormente tenemos que tenerlo en nosotros, en nuestro corazón. Por ello, para mostrar bondad y amabilidad debemos tenerlas en nuestro corazón. ¿Cómo nos damos cuenta si está en nosotros? ¿Cómo lo incorporamos a nosotros si sentimos que nos falta? Dios nos da la oportunidad de aprender, de generar hábitos y un nuevo estilo de vida y pensamiento en Jesús; por lo que buscando en su Palabra (Biblia) acerca de la bondad y amabilidad es que aprenderemos lo correcto de estas cualidades, más allá de conocer sus definiciones. Porque el diccionario define estas palabras de la siguiente forma:

  • bondad. (Del lat. bonĭtas, -ātis). f. Cualidad de bueno. || 2. Natural inclinación a hacer el bien. 
  • bueno, na. (Del lat. bonus). adj. Que tiene bondad en su género. || 2. Útil y a propósito para algo. || 3. Gustoso, apetecible, agradable, divertido.
  • amabilidad. (Del lat. amabilĭtas, -ātis). f. Cualidad de amable. || 2. Acción amable.
  • amable. (Del lat. amabĭlis). adj. Digno de ser amado. || 2. Afable, complaciente, afectuoso.
Conociendo ahora las definiciones de estas cualidades, también sabremos ver en nuestras acciones diarias si se presentan o no; pero sólo con la Biblia conoceremos que es lo realmente bueno y agradable a Dios. Así como aprenderemos sus promesas para nosotros, quienes confiamos y creemos en Jesús, por hacer lo bueno.

Compartir:

#107 | Metas

Así que sigo adelante, hacia la meta, para llevarme el premio que Dios nos llama a recibir por medio de Jesucristo.
Filipenses 3:14
Debemos tener siempre claras las metas que tenemos en Cristo y no perderlas de vista, para poder llegar a que sean el presente y poder recibir el premio de Dios por medio de Jesús. Plantéate metas, realistas y posibles, para avanzar. Pide a Dios que te marque metas, estas serán de bendición para otros y nosotros mismos. Así que no te rindas, no te des por vencido ni abandones antes de llegar, pues podrías perder la oportunidad de llegar a salir victorioso.

Compartir:

#104 | Entender y aprender

Por eso, con respeto y devoción a Dios, dedíquense a entender lo que significa ser salvado por Dios.
Porque es Dios quien los motiva a hacer el bien, y quien los ayuda a practicarlo, y lo hace porque así lo quiere.
Filipenses 2:12b-13
Dios quiere que nos vaya bien y por ello nos motiva cada día a hacer lo bueno. Pero para conocer sus enseñanzas, diferenciar lo bueno de lo malo y  comprender cada día que hemos sido salvados, tenemos que dedicarnos a estudiar la Biblia. No puede un arquero ir a un campeonato y salir victorioso si no se ha alimentado bien y no ha entrenado. Por ello, Dios nos motiva y ayuda a alimentarnos de sus palabras, de sus consejos, precauciones, enseñanzas para que seamos entrenados y estemos listos para enfrentar las pruebas y desafíos.

Compartir:

#103 | Rendir cuentas

Un día Dios nos llamará a cuentas por todo lo que hayamos hecho, tanto lo bueno como lo malo, aunque creamos que nadie nos vio hacer
Eclesiastés 12:14
Dios conoce todo lo que hemos hecho y está atento a lo que hacemos cada día. Atento a lo que aprendemos, a lo que consumimos, a lo que hacemos y decimos, a lo que decidimos, pensamos, o no. Dios ve y conoce nuestro corazón, cómo está organizado, qué ocupa mayor lugar y qué está o no en este. Dios conoce todo lo bueno y lo malo que contiene cada día de nuestras vidas. Dios conoce nuestra naturaleza humana, comprende nuestro día a día y renueva su amor y misericordia por nosotros. Dios nos ve cuando nos escondemos y en público, cuando caminamos en la luz, en la sombra y 'bajo los árboles en pleno día soleado'. Dios nos llamará un día para rendir cuentas de todo, pero día a día podemos tomar la decisión de rendirle cuentas. Día a día podemos decidir buscarlo, hacer lo que agrada a Él y rechazar lo que considera malo, contarle de nuestros problemas, decisiones, sueños y errores. Cada día podemos ir a Él, por Cristo, para aprender y escucharle, para pedir perdón y ayuda, para agradecer y soltar cosas. Cada día podemos rendir cuentas de lo bueno y lo malo que hemos hecho, solo basta con crear un buen hábito.
Compartir:

#100 | Prosperidad

Si quieres prosperar, tienes que saber qué hacer y hacerlo bien.
Eclesiastés 10:10
¿Qué es prosperar? ¿Qué trae la prosperidad para quererla? Según el diccionario prosperar es "tener o gozar prosperidad" y prosperidad es "buena suerte o éxito en lo que se emprende, sucede u ocurre". Es así que si quieres conseguir que nos vaya bien en cada área de nuestra vida tenemos que querer prosperar. Pero no solo basta con querer para conseguir algo. En este pequeño versículo se nos aconseja saber qué hacer y hacerlo bien para prosperar. ¿Qué necesitas para tener éxito en los estudios, en la economía, en la salud o, hasta, en tu relación con Dios? Debes buscar e informarte, pedir consejo y ayuda, si es necesaria, para conocer qué puedes hacer y escoger lo que hagas bien. Pero incluso cuando lo que tienes que hacer no lo haces bien,  buscar aprender y mejorar en ello para hacerlo bien. Así, todo lo que hagas, hazlo con excelencia si quieres prosperar.

Compartir:

#98 | Hacer con alegría

Y todo lo que podamos hacer, hagámoslo con alegría.
Eclesiastés 9:10a
Todo lo que podemos hacer en cada día, hagámoslo con alegría. Busquemos aprender de Dios con alegría y gozo, hagamos las tareas del hogar con alegría, estudiemos y hagamos las tareas de la escuela o la facultad con alegría, vayamos al trabajo, a la escuela, a la facultad, a visitar gente o de paseo, con alegría. Cada acción sea con alegría y según nuestras fuerzas. No nos sobre-esforcemos para terminar quejándonos, sino que disfrutemos de este día que Dios nos ha dado y hagamos las cosas con alegría creyendo en que algo bueno pasará.

Compartir:

#97 | Autoridad

La autoridad del rey no se discute. Nadie puede pedirle cuentas. El rey puede hacer lo que quiera. Por eso no hay que salir de su presencia sin su permiso, ni tampoco insistir en hacer lo malo.
Eclesiastés 8:3-4
Dios es nuestra mayor autoridad, nuestro Rey y soberano, y su autoridad es indiscutible. Todo lo que Dios hace es para bien y Él no rinde cuentas a nosotros, no tiene porqué explicarnos todo lo que hace o no. Dios como Rey puede hacer lo que quiera, no hay imposibles para Él. Y  no cualquiera puede entrar a su presencia, pero por Cristo hemos recibido ese derecho, para ser como hijos del Rey, sus sacerdotes y guerreros.  Pero no debemos dejar su presencia sin permiso, no debemos alejarnos de Dios si debemos estar y vivir a su lado. Tampoco debemos insistir en hacer lo malo, sino buscar hacer lo bueno y lo que le agrada a Dios. No debemos de olvidar que Dios es nuestro Rey y que, como príncipes y princesas, no tenemos mayor autoridad que Él, pues es Dios quien nos da autoridad para hacer.
Compartir:

#93 | Equilibrio

No te vayas a los extremos. Respeta a Dios y todo te saldrá bien.
Eclesiastés 7:18
Mantente siempre equilibrado: en tus gustos, en tus acciones, en tus pensamientos, en el uso del tiempo. No te vayas a los extremos en las cosas terrenales, en ser demasiado bueno o demasiado malo. Solo Dios debe ser lo más grande en tu vida y lo que ocupe el mayor lugar, y debes respetarlo para que todo vaya bien. No solo debes creer en sus promesas y consejos, en sus planes y sueños para respetarle, sino también en aceptar sus enseñanzas y mandamientos, en lo que Él dice que es bueno y malo. Solo así lograrás que te vaya bien y podrás ver los extremos en lo que hagas o no.

Compartir:

#91 | Dios es felicidad

Ya que Dios nos hace estar felices, dejemos de preocuparnos tanto por la vida.
Eclesiastés 5:20
En Dios siempre encontraremos felicidad junto con muchas bendiciones, tal vez halla luchas y tristezas, pero el amor de Dios es mucho más grande y poderoso. Así que no debemos de tener miedo ni preocuparnos hasta enfermar por las cosas que se nos presentan en la vida. Dios siempre nos cuida y busca nuestra felicidad. Dios es felicidad.

Compartir:

#89 | Hecho para bendecir

Dios lo hizo todo así para que reconozcamos su poder.
Eclesiastés 3:14 c
Tenemos que ser agradecidos y aceptar cómo nos ha hecho Dios, pues fuimos hechos para que Su poder sea reconocido. Y cada uno de nosotros puede ser usado por Dios para hacer grandes cosas tomando uso de fortalezas y debilidades.

Compartir:

#84 | Somos templo de Dios

¡Ustedes no saben nada, son unos tontos! No se dan cuenta de que el templo es más importante que el oro, y que el templo hace que el oro sea valioso ante Dios.
Mateo 23:17
Cada uno de los que hemos aceptado a Jesús en nuestro corazón, que hemos decidido vivir para y con Dios, somos templo del Dios vivo, que habita en nosotros. Dios nos llena de cosas, tanto interna como externamente, pero aunque debemos cuidar de estas cosas, el templo es más importante porque un buen templo hará valer todos los tesoros que Dios da. Cada talento, don, habilidad, experiencia, recuerdo, carácter, temperamento,  frutos, valores que Dios coloca y moldea en nosotros son tesoros para que los hagamos valiosos ante Dios para su gloria. Por ello, tenemos que cuidar de lo que tenemos, pero mucho más debemos cuidar nuestro cuerpo que es templo de Dios.

Compartir:

#83 | Somos hijos de Dios

No le digan padre a nadie, porque el único padre que ustedes tienen es Dios, que está en el cielo.
Mateo 23:9
Jesús nos enseña que nosotros somos hijos de Dios, de que Él es  nuestro único padre. Como hijos tenemos muchas cosas por obtener, pero también muchas cosas para hacer. No temas pensar como hijo de Dios, porque cruzaras límites y llevaras bendición del cielo.

Compartir:

#82 | Palabras

Nadie pudo responderle a Jesús, y desde ese momento ya nadie se atrevió a hacerle más preguntas.
Mateo 22:46
Dios nos dará las palabras correctas para quienes nos cuestionen, para quienes las necesiten y para quienes buscan.  Y cuando hablemos las palabras que el Espíritu Santo nos dicta, nadie se atreverá a  cuestionarte, nadie podrá responder contradiciendo. 

Compartir:

#81 | Ser obediente

»Les aseguro que Dios les quitará a ustedes el derecho de pertenecer a su reino, y se lo dará a los que lo obedecen en todo.
Mateo 21:43
Si no somos obedientes a Dios y cada día no nos acercamos más y más a Él, Dios mismo puede desecharnos y utilizar a quienes sí le obedecen en todo. Por eso, hay que aprender a ser más obedientes, aprender y accionar los mandamientos de Dios en nuestra vida. Debemos ser dependientes de Dios e independientes de la carne. Debemos aspirar a ser como Jesús, nuestro modelo de vida perfecto, aunque como humanos no somos perfectos. No debemos quedarnos en religiosidades ni convertirnos en fariseos, pues Dios no quiere esto. Cada día hay que activarse y obedecer a Dios, a no hacer lo malo sino que hacer lo bueno y agradable a Dios. Cada día tenemos que cuidar de Jesús en nuestro corazón, quien nos da el derecho y la ayuda para ser hijos de Dios. 

Compartir:

#80 | Creer en Dios

Jesús les contestó:
—Les aseguro que si ustedes tienen confianza y no dudan del poder de Dios, todo lo que pidan en sus oraciones sucederá. Hasta podrían hacer lo mismo que yo hice con la higuera, y más todavía. Si le dijeran a esta montaña: “Quítate de aquí y échate en el mar”, ella los obedecería.
Mateo 21:21-22
Confiar y no dudar del poder de Dios en nuestras oraciones, en nuestro accionar, en nuestros pensamientos. Si todo nuestro ser cree en la capacidad perfecta e infinita de Dios, todo lo que le pidamos sucederá. Hasta lo imposible lograremos en Jehová.

Compartir:

#78 | Vida en luz

Todos los que hacen lo malo odian la luz, y no se acercan a ella, para que no se descubra lo que están haciendo.
Pero los que prefieren la verdad sí se acercan a la luz, pues quieren que los demás sepan que obedecen todos los mandamientos de Dios.
Juan 3:20-21
A veces hacemos cosas malas, nos equivocamos, pecamos, y cuando tomamos consciencia de ello, corremos a Dios a pedir su perdón para ser limpiados por Él, o nos corremos lejos de Su luz a escondernos. Pero Dios quiere y espera que nosotros prefiramos la luz, que no tengamos miedo de ver nuestra oscuridad y que seamos bañados por Su luz, por Su verdad. Que bello es estar en plena luz, haciendo tantas buenas acciones y mostrar lo que hemos guardado en nosotros de Dios, de sus enseñanzas, mandamientos y confianza.

Compartir:

#76 | Jesús es ejemplo

Yo, el Hijo del hombre, lo hago así. No vine a este mundo para que me sirvan, sino para servir a los demás. Vine para dar Mateo 20:28  mi vida por la salvación de muchos.»
Mateo 20:28
¿Alguna vez pensaste por qué Jesús nació, vivió, murió y resucitó como hombre? Jesús vino a este mundo para servirnos, para ayudarnos, animarnos, sanarnos, protegernos, salvarnos. Para llevarnos de las tinieblas a la luz, quitar maldiciones y bendecirnos. Jesús vino a este mundo para decirnos que no importa cuántos años o siglos pasen, siempre podremos ser sus amigos. Siempre podremos tener la opción de decidir seguirle, ser discípulo, príncipe, princesa, sacerdote, guerrero, hijos de Dios. Porqué Dios nos amo tanto que envío a Jesús, su Hijo, para darnos vida, verdadera vida, en Su presencia y en Su luz, en Su paz. 
Dice en Filipenses 4:9
Practiquen todas las enseñanzas que les he dado, hagan todo lo que me vieron hacer y me oyeron decir, y Dios, que nos da su paz, estará con ustedes siempre. 
Jesús vino para enseñarnos cómo nos podemos acercar a Dios, a entender qué hacer para que nos vaya bien, a ayudarnos a comprender lo que Dios quiere para nosotros. Aprender a practicar lo que nos dejó en los libros de los evangelios, lo que Dios nos ha dejado a través de muchas personas que le creyeron en la Biblia, es lo mejor que podríamos hacer. Aunque no podamos aprender todo de una sola vez, aprender poco a poco y en constancia, nos  ayudará a que Dios esté con nosotros.

Jesús vino para ser ejemplo, el mejor de los ejemplos a seguir, para que aprendamos que nacimos por una razón, para que gente pueda llegar a Jesús a través nuestro y que a su vez lleguen a Dios, para conseguir ser salvos. Jesús quiere que aprendamos a servir, y no seamos ni pensemos egoístamente sino que, como Jesús, vivamos para que la gente que aún no conoce, necesita y vive en tinieblas conozca y llegue a Dios.

Compartir:

#75 | Perdonar

Entonces Pedro se acercó a Jesús y le preguntó:
—Señor, si un miembro de la iglesia me hace algo malo, ¿cuántas veces debo perdonarlo? ¿Sólo siete veces?
Jesús le contestó:
—No basta con perdonar al hermano sólo siete veces. Hay que perdonarlo una y otra vez; es decir, siempre.
Mateo 18:21-22
Cuando alguien te hace sentir mal, cuando te dicen o hacen algo malo, no hay que olvidarlo sin perdonar esto antes. Pues esta pequeña molestia puede anidar en tu corazón con pequeños pensamientos cada día, semana, mes o año. Por eso, cuando seamos maltratados no nos ceguemos en ese mal sentimiento que nos deja, seamos capaces de perdonar esas cosas siempre, para no guardar resentimientos.

Compartir:

#73 | Confiar y avanzar

Poco después, los discípulos llamaron a Jesús aparte y le preguntaron:
— ¿Por qué nosotros no pudimos sacar ese demonio?
 Jesús les respondió:
— Porque ustedes no confían en Dios. Les aseguro que si tuvieran una confianza tan pequeña como un grano de mostaza, podrían ordenarle a esta montaña que se moviera de su lugar, y los obedecería. ¡Nada sería imposible para ustedes!
Mateo 17:19-21
Hay veces en las que cuestionamos por qué lo que intentamos hacer no nos sale bien estando consciente de que se basa en nuestra fe el resultado. Pero cuando sentimos que todo nos sale mal, que Dios nos ha dejado u pensamientos similares, debemos recordar esta respuesta de Jesús. Porque los ánimos se disminuyen y  la confianza en Dios también decrece cuando sentimos que hemos fallado o no somos capaces.  Por eso tenemos que detenernos y pensar en Dios, orar y pedirle ayuda. Que nuestra confianza en Dios no decaiga,  porque si confiamos podremos ser capaces de hacer mover montañas y trabas para poder avanzar. "Nada sería imposible para ustedes", dice Jesús.

Compartir:

#71 | Saber aprender

¿No entienden que yo no estaba hablando de pan? ¡Cuídense de la levadura de los fariseos y de los saduceos!
 Entonces los discípulos entendieron que Jesús no estaba hablando de la levadura que se pone en la masa del pan, sino de las malas enseñanzas de los fariseos y de los saduceos.
Mateo 16:11-12
Cuidado de las malas enseñanzas de quienes dicen creer en Dios o temerle y no practican sus enseñanzas ni temen a su castigo.

Compartir:

#70 | Satisfechos en Dios

Todos comieron hasta quedar satisfechos. Con los pedazos que sobraron, llenaron siete canastas.
Mateo 15:37
Cuando Jesús se mueve, no solo unos pocos son bendecidos,  todos los que van a Él para comer son satisfechos y hasta quedan sobras para más. Dios bendice y hace milagros cuando nosotros confiamos en su gran capacidad. Cuando necesitamos, está listo para alimentar nuestra hambre, hambre de comida, de abrigo, de amor, de fe. Y cuando nos da, no nos da poco sino para dejarnos completamente satisfechos y aún más para no haya queja. Pero solo con confianza y creyendo que con Jesús presente pasarán grandes cosas es que podremos vernos bendecidos y no solo nosotros, también las personas a nuestro alrededor.

Compartir:

#69 | Corazón agradable

Lo que los hace impuros delante de Dios no es la comida que entra por su boca. Lo que los hace impuros son los insultos y las malas palabras que dicen.
Mateo 15:11
Pero si la gente dice cosas malas, es porque es mala y siempre está pensando en lo malo: en cómo matar, en cómo ser infieles en el matrimonio, en cómo hacer cosas indecentes, o en cómo robar, o insultar a otras personas, y mentir. A Dios no le agrada que gente así lo alabe. Pero cualquiera puede alabar a Dios, aunque coma sin lavarse las manos.
Mateo 15:18-20
Cuida tus palabras y  pensamientos, cuídate de lo que te provoca decir malas palabras y tener malos pensamientos. Y no le alabes sin tener en cuenta ello porque aunque pensemos que somos olor fragante, si continuamos viviendo con esa maldad en nosotros, no será agradable para Dios. Cualquiera puede alabar a Dios, pero no cualquiera se agradable para Él. Sólo quienes deciden cambiar para Dios, quienes se esfuerzan cada día por ser agradables para Dios y quitan las palabras y pensamientos malos de sí, serán agradables a Dios.
Compartir:

#68 | Obediente a la autoridad

Algunos de los fariseos y de los maestros de la Ley, que habían venido de Jerusalén, le preguntaron a Jesús:
—¿Por qué tus discípulos no siguen las costumbres que nuestros antepasados han practicado desde hace mucho tiempo? ¿Por qué no se lavan las manos antes de comer?
Jesús les dijo:
—¿Y por qué ustedes desobedecen el mandamiento de Dios para obedecer sus propias costumbres? Porque Dios dijo: “Obedezcan y cuiden a su padre y a su madre; la persona que maltrate a su padre o a su madre tendrá que morir.”
»Pero ustedes dicen que uno no desobedece a Dios si le dice a sus padres: “No puedo ayudarlos, porque prometí darle a Dios todo lo que tengo, incluyendo mi dinero.”
»Ustedes no hacen caso de los mandamientos de Dios, con tal de seguir sus propias costumbres. ¡Son unos hipócritas! Dios tenía razón cuando dijo por medio del profeta Isaías:
“Este pueblo dice que me obedece,
pero en verdad nunca piensa en mí.
De nada sirve que ustedes me alaben,
pues inventan reglas
y luego las enseñan
diciendo que yo las ordené.”
Mateo 15:1-9
¿Por qué piensas solo en ti? ¿Por qué sufres por tu egoísmo? Piensas mal de otros, no comprendes y te encierras en tus deseos colocando de excusa a Dios, pero eso está mal. No debes mirar mal lo que otros hacen, más si buscan ayudarte. No debes ser desobediente ni con Dios ni con tus padres, pues son tus autoridades. No te niegues a ayudarles porque estarás fingiendo ante Dios, mintiendo y pecando. Debes cumplir con lo que Dios manda, dejar de lado tu orgullo y servir a los demás, ayudando. No seas como los fariseos que decían amar a Dios y confiar en Él pero no le obedecían y hacían lo que querían. Sé un buen hijo y cumple con Dios y tus padres. 

Compartir:

#67 | Preparados para luchar

Y Jesús le dijo:
— ¡Ven!
De inmediato Pedro bajó de la barca. Caminó sobre el agua y fue hacia Jesús.
Pero cuando sintió la fuerza del viento, tuvo miedo. Allí mismo empezó a hundirse, y gritó:
— ¡Señor, sálvame!
Entonces Jesús extendió su brazo, agarró a Pedro y le dijo:
—Pedro, tú confías muy poco en mí. ¿Por qué dudaste?
En cuanto los dos subieron a la barca, el viento dejó de soplar.
Mateo 14:29-32
Habrá veces, muchas veces, en las que Jesús nos llamará a hacer algo y nosotros tendremos la suficiente confianza para ir sin miedo hacía Él. Pero tenemos que estar precavidos, confiados y bien alimentados espiritualmente porque cuando caminemos el camino por el cual Jesús nos guía, se presentarán problemas y tormentas pasajeras. Si no estamos bien preparados, podemos comenzar a hundirnos después de haber sido capaces por Jesús, de caminar sobre el agua. 
Cuando nos hundamos, siempre debemos de buscar la mano de Cristo intentando levantarnos y buscando nuestra confianza en Él. Pero no hay que llegar a este punto, tenemos que confiar siempre, antes, durante y después de la tormenta. Tenemos que estar seguros y nos rendirnos porque cuando lleguemos a la meta junto con Jesús, vendrá la paz. 

Compartir:

#66 | Somos buena tierra

»Pero otras semillas cayeron en tierra buena y produjeron una cosecha muy buena. En algunos casos, las semillas sembradas produjeron espigas con cien semillas, otras produjeron espigas con sesenta semillas, y otras produjeron espigas con treinta semillas.
Mateo 13:8
Somos buena tierra, pues Dios nos ha cuidado y nos ha abonado para que en nosotros pueda producirse un muy buena cosecha. No debemos temer por lo que tarda en ver los frutos (se verán cuando estén listos) ni perder tiempo pensado en lo que podría haber sido...  Dios ha puesto semillas en cada uno de nosotros, semillas de carácter, de talentos, de dones, de vida que debemos cuidar y permitir que Papá Dios cuide. Tenemos que recibir su agua y sus nutrientes para madurar en cada área de la vida, tenemos que informarle del avance y estar bajo sujeción suya. Él es nuestra mayor autoridad, quien más quiere que nos vaya bien, quien siempre nos bendice con lo necesario preparándonos para expandir su Reino. 
Somos buena tierra, sembrada, brotando, en flor y en fruto. Cada etapa tiene su tiempo, algunas maduran más rápido y otras más lento, no debemos preocuparnos hasta sentirnos mal por ello, pues Dios conoce nuestros tiempos como perfecto agricultor. Pero tenemos que mantener limpia y bien tanto la tierra como la producción. Tenemos que cuidarnos de los problemas que causan hacer lo malo, debemos revisar y quitar los malos hábitos, malos pensamientos y otras cosas con ayuda de Dios. Tenemos que tener siempre las raíces en Cristo y alimentarnos de Él, seguir sus pasos sabiendo y viviendo lo que ello significa.
Compartir:

#63 | Lo que hacemos o no

Lo mismo sucede con las personas: para saber si son buenas o malas,
sólo hay que fijarse en las cosas que hacen.
Mateo 12:33
¿Qué cosas haces? ¿Qué haces muchos más seguido? Lo que haces, muestra cómo eres y lo que hay en tu corazón. Para saber si eres bueno o malo, solo basta con prestar atención a lo que haces y no haces cada día. De la misma forma, si quieres saber si otra persona es buena o mala, solo tienes que animarte a conocerla y ver atentamente lo que hace o no.

Compartir:

#62 | Fuerte en Dios

Lo que yo les impongo no es difícil de cumplir, ni es pesada la carga que les hago llevar.
Mateo 11:30  
Las cosas que Jesús nos enseña a hacer, las cosas que Dios nos dice que tenemos que hacer, no nos las da para mostrar lo débiles e incapaces que somos. Dios nos da tareas, pone en nosotros sueños y metas, nos coloca en determinados lugares, para que mostremos de lo que somos capaces. Nos da monedas para que las multipliquemos con nuestro ingenio y nos anima a movernos pensando en lo que Él quiere. Porque aunque nos miremos débiles y gente nos diga incapaces, con Jesús somos fuertes y podemos hacer más de lo que nos imaginamos que somos capaces. Solo tenemos que confiar en Dios para dejar nuestros problemas a los pies de Cristo y proseguir, sin sentirse cargado, a cumplir lo que se nos ha sido impuesto para gloria de Dios.

Compartir:

#61 | Sin abandonar

»Dios va a bendecir a los que me ven hacer esto y no me abandonan.
Mateo 11:6  
Cuando veamos milagros, cuando vivamos milagros, no huyamos ni abandonemos. Después de que Dios haga algo y nos sorprenda, ya sea alguna prueba o premio, no debemos de voltearnos, debemos de creer aún más y adentrarnos más al camino que Dios quiere que sigamos. En Dios tendremos bendiciones mientras estemos presentes y atentos cuando se mueva en nuestra vida y no abandonemos.

Compartir:

#60 | Sembrar acciones

»Les aseguro que Dios no se olvidará de premiar al que dé un vaso de agua fresca a uno de mis seguidores, aunque se trate del menos importante.»
Mateo 10:42
Cuando hagamos acciones que ayuden a otros, Dios lo recordará. Cuando hagamos acciones que ayuden a hijos de Dios, Él lo recordará y dará recompensa. Pero también hay que recordar que quienes nos ayuden serán bendecidos por Dios y tanto uno como el otro debe ser agradecido siempre.
Sé agradecido, porque Dios no olvida tus buenas acciones pero tampoco olvida las malas. Y de cada acción que hayas sembrado en este día, habrá cosecha (pudiendo o no ser un buen premio).

Compartir:

#59 | Menos quejas, más acción

Y si no cargan su cruz * y me siguen, no merecen ser míos.
Mateo 10:38
* 10.38 Si no cargan su cruz: Es decir, si no están dispuestos a sufrir la burla y el desprecio de la gente que no cree en Dios.

Jesús espera que nosotros comencemos a movernos, comencemos a ponernos de pie antes las dificultades, antes los problemas. No quiere que perdamos tiempo en quejas ni en dejarnos decaer e influenciar por los que no creen en Dios. Jesús espera hoy y cada día, que nos fortalezcamos en la Palabra de Dios y estemos dispuestos a entregarnos a Él en todo momento. Más desea que lo busquemos y que confiemos en Él cuando suframos la burla y el desprecio de aquellos que no creen ni comprenden los planes y formas de hacer de Dios.
No te inquietes, sigue firme en Cristo y confía siempre en Dios, por más palabras que usen para desanimarte, la Palabra de Dios es absoluta y aún más poderosa.

Compartir:

#58 | Temor correcto

No tengan miedo de la gente que puede destruir el cuerpo, pero no la vida que está en ustedes.
Más bien, teman a Dios, que tiene el poder de destruirlos totalmente en el infierno.
Mateo 10:28
No hay porqué tener miedo de quienes podrían dañar nuestro cuerpo, pues no pueden destruir nuestra vida. Solo debemos temer de Dios, porque Él sí puede destruirnos completamente. Por eso, cuida tu relación con Dios siempre porque el temor a Él no llevará a algo mejor para nuestra vida.

Compartir:

#57 | Alabar a Dios

Cuando la gente vio esto, quedó muy impresionada y alabó a Dios
por haber dado ese poder a los seres humanos.
Mateo 9:8
Todo lo que Dios ha dado, en talentos, carácter, dones, bendiciones y más, no podemos usarlo para que la gente piense en nosotros ni para que nos alaben. Pues lo que tenemos Dios nos lo ha dado para que, usándolo, personas puedan conocer de Cristo y que los que ya le conocen y aceptaron, glorifiquen y alaben a Dios por lo que nos ha dado. Siempre tenemos que ser agradecidos con lo que Dios nos da y no guardarlo, sino dejar que Dios nos use como herramientas suyas.

Compartir:

#56 | Cruzar el mar

Jesús subió a la barca y se fue con sus discípulos.
Todavía estaban navegando cuando se desató una tormenta tan fuerte que las olas se metían en la barca. Mientras tanto, Jesús dormía.
Entonces sus discípulos fueron a despertarlo:
— ¡Señor Jesús, sálvanos, porque nos hundimos!
Jesús les dijo:
— ¿Por qué están tan asustados? ¡Qué poco confían ustedes en Dios!
Jesús se levantó y les ordenó al viento y a las olas que se calmaran, y todo quedó muy tranquilo.
Mateo 8:23-26  
Cuando estamos en la barca, atravesando una tormenta, una lucha, una prueba, un limite auto-impuesto, que nos ayudará a crecer mucho más en nuestra fe, en nuestra confianza en Dios, habrá cosas que nos provocarán miedo sino confiamos y nos paralizarán. Pero si vamos a pedir a ayuda a Jesús, tenemos que nosotros confiar en Su poder.  No tenemos que tener miedo, pongamos nuestra confianza en Dios y el nos ayudará a avanzar en la prueba. Y después de la tormenta, la paz de Dios nos cubrirá.

Compartir:

# 55 | Distracción

Otro de sus discípulos le dijo después:
— Señor, dame permiso para ir primero a enterrar a mi padre; luego te seguiré.
Jesús le contestó:
— ¡Deja que los muertos entierren a sus muertos! ¡Tú, sígueme!
Mateo 8:21-22  
Puede despertar interés en nosotros en cosas del mundo, porque a nuestra carne le interesa, pero como discípulos de Jesús e hijos de Dios, no nos podemos permitir perder tiempo en las malas cosas del mundo y mucho menos dejar en segundo lugar nuestro camino en Dios. Siempre tenemos que pensar en seguir a Jesús y no mirar distracciones para Su plan.

Compartir:

#54 | Fuerza en la debilidad

Jesús fue a casa de Pedro y encontró a la suegra de este en cama, con mucha fiebre.
Jesús la tocó en la mano y la fiebre se le quitó. Entonces ella se levantó y le dio de comer a Jesús.
Mateo 8:14-15  
Es cuando estamos o nos sentimos débiles que Jesús más se acerca a nosotros para que confiemos en Él. En nuestra debilidad, Él nos sostiene y nos guía de la mano. Jesús nos pide nuestros dolores y cargas para aligerarnos, nos baja la temperatura cuando nos enojamos, Él sana nuestro cuerpo cuando enfermamos. Y eso lo hace para nuestro bien, para que comencemos a movernos, para que nos levantemos y seamos usados por Dios para bendecir.

Compartir:

#53 | Sé ejemplo

»Traten a los demás como ustedes quieran ser tratados, porque eso nos enseña la Biblia.
Mateo 7:12  
No te quejes de los demás y no pidas más de lo que le das. Si tratas mal, así te tratarán, pero aunque no le hayas hecho algo malo y te traten mal, no resientas ni les devuelvas el golpe. Dios te hará justicia pero piensa y actúa como Jesús enseña. A quien te maltrate, devuelve con bien. Trata bien a la gente, para que así seamos tratados a su debido tiempo.

Compartir:

#50 | No juzgar

»No se conviertan en jueces de los demás, y así Dios no los juzgará a ustedes.
Si son muy duros para juzgar a otras personas, Dios será igualmente duro con ustedes. Él los tratará como ustedes traten a los demás
Mateo 7:1-2  
Dios nos dice que no hagamos nuestra propia opinión de las personas creyendo o confiando en que conocemos en verdad a dicha persona y en que somos mejores o aptos para hablar sobre esta. Eso significa no hablar exagerando hechos de otras personas ni creyendo en rumores ni provocándolos. No debemos concentrar nuestra mirada en el pecado de los demás, pues nosotros también somos pecadores, ni juzgarlos ni ser muy duros sobre lo que han hecho. Pues Dios hará con nosotros como nosotros hacemos a otros. Jesús pone su mirada en el corazón y en el pecador, para salvarnos y limpiarnos, no nos señala ni juzga por lo malo que hicimos en el pasado, Él solo quiere que nos entreguemos a Él y que sigamos sus pasos. Por eso, no hay que mirar lo que causa manchas en nuestro corazón, tenemos que ver las manchas y pensar en cómo acercarnos  a Dios para que seamos lavados y salvados.

Compartir:

#46 | Dios provee

»Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten.
Mateo 6:33
No debemos preocuparnos por lo que nos falta, Dios sabe de ello y solo espera a que confiemos y le sigamos para llenarnos de sus bendiciones a su debido tiempo.

Compartir:

#45 | Mirada con carácter

»Los ojos son el reflejo de tu carácter. Así que, tu bondad o tu maldad se refleja en tu mirada.
Mateo 6:22-23  
¿Qué caras pones a lo largo del día? Sería bueno indagar en ello e inspeccionar nuestro carácter actual. El diccionario RAE define al carácter de varias formas según su uso, pero destacaré las siguientes:
  • Conjunto de cualidades o circunstancias propias de una cosa, de una persona o de una colectividad, que las distingue, por su modo de ser u obrar, de las demás. 
  • Señal espiritual que queda en una persona como efecto de un conocimiento o experiencia importantes, como, en la religión católica, la dejada por los sacramentos del bautismo, confirmación y orden. 
  • Fuerza y elevación de ánimo natural de alguien, firmeza, energía
Estas definiciones nos enseñan que a partir de todo lo que hemos vivido y aprendido, tanto carnal como espiritualmente, es lo que forma nuestro carácter, definiendo nuestra manera de ser y actuar, fuerza, ánimo, firmeza y energía que ponemos en lo que hacemos actualmente en nuestro día a día.  
Una frase popular dice "los ojos son las ventana s de nuestra alma" y la Biblia dice que "de lo que contiene el corazón habla la lengua", esto nos ayuda a entender lo que Dios nos dice hoy: "Los ojos son el reflejo de tu carácter" y remarca la bondad o la maldad, pues estás cosas se contienen en nuestro corazón y, queriendo o no, siempre se reflejan externamente. 
Cuestiónate hoy qué mirada haces: cuando estás en soledad, cuando caminas por la calle, cuando estás en la escuela o facultad, cuando sirves a Dios, cuando ayudas en las tareas de tu hogar. Revisa tu día a día y lo que te sucede física e internamente.
Tal vez no queramos ver y nos neguemos a ver la  maldad en nuestro corazón, tal vez el temor ocupa un lugar en nuestro corazón, tal vez la envidia o mal deseo. Debemos inspeccionarnos cada día, revisar y estar atentos a lo que sale de nuestro corazón, porque así sabremos cómo pedirle ayuda a Dios, sabremos que es lo que debemos vaciar para que sea ocupado por Dios.  
En un ensayo de Fortaleza (grupo de alabanza de adolescentes), mi líder dijo una frase que realmente me impacto, pues tenía tanta razón y pensé era tan obvio que no podía creer no haberme dado cuenta antes de ello. Ella dijo "para ser llenos del Espíritu Santo, primero hay que estar vacío". Dios nos acepta tal cual somos pero, como un Padre perfecto, quiere nuestra felicidad y lo mejor para nosotros, Él desea que seamos llenos de su luz, para que nos vaya bien.  
Por lo que si queremos reflejar en nuestra mirada la luz de Dios en nosotros, no podemos permitirnos que la oscuridad tenga lugar en nuestro corazón. Por eso, hoy es un buen día para orar y pedir a Dios que nos ayude a cambiar hábitos de consumo y a desarrollar nuestro carácter, para ser más fuertes, animados, firmes y enérgicos. 
Compartir:

#43 | Orar de corazón

»Cuando ustedes oren, no usen muchas palabras, como hacen los que no conocen verdaderamente a Dios. Ellos creen que, porque hablan mucho, Dios les va a hacer más caso.
Mateo 6:7 
Al orar con Dios en intimidad, no hay que limitarse ni hablar indirectamente, no hay que usar palabras complejas, hay que hablar desde el corazón. Al orar con Dios hay que hablar como con un amigo, pues Él lo es y siempre está atento a nuestras palabras. Al orar con Dios no hay que guiarse por lo que nos parezca o no posible, sólo hay que confiar en que para Dios no hay imposibles. Dios no necesita de grandes discursos de nuestra parte cuando oramos, sólo que seamos sinceros con Él y con nosotros mismos. No hay que temer de su presencia, pues es allí donde encontramos lo que más buscamos.

Compartir:

#39 | Dar de corazón

»Cuando ustedes hagan una buena acción, no lo anuncien por todos lados; de lo contrario, Dios su Padre no les dará ningún premio.
»Si alguno de ustedes ayuda a los pobres, no se ponga a publicarlo en las sinagogas ni en los lugares por donde pasa la gente; eso lo hacen los hipócritas, que quieren que la gente los alabe. Les aseguro que ése es el único premio que ustedes recibirán.
»Cuando alguno de ustedes ayude a los pobres, no se lo cuente a nadie. Así esa ayuda se mantendrá en secreto, y Dios el Padre, que conoce ese secreto, les dará a ustedes su premio.
Mateo 6:1-4
Dios tiene preparado premios para nosotros por cada buena acción que realizamos pero solo los recibiremos si las hacemos con el corazón y no para recibir alabanzas de gente extraña. Dios quiere que cuando ayudemos a alguien a través de nuestras acciones no lo hagamos público para que quede en secreto entre las partes y Dios. 
De esta manera, no debemos actuar y hacer para ganar popularidad nosotros ni para recibir de premio halagos o regalos de otros. Por que sólo esto recibiremos y estas cosas se las lleva el tiempo. Pero lo que Dios tiene preparado es mucho mejor que cualquier cosa que recibamos de las personas y es siempre para bendición.
Da con el corazón sin buscar nada a cambio, Dios lo sabrá sin que lo publiquemos y premio tendremos por obedecer a Dios.

Compartir:

#34 | Ser amigo como Jesús

Si saludan sólo a sus amigos, no hacen nada extraordinario.
¡Hasta los que no creen en Dios hacen eso!
Mateo 5:47
Si solo saludamos a las personas que conozco, jamás conoceríamos nuevas personas. Si sólo hacemos amigos por cómo me cae o no tal persona, por los rumores o las apariencias, no tendríamos amigos. Si sólo nos concentramos en quienes  hablan abiertamente, no aprenderíamos a hablar con quienes son cerrados. Porque si nos limitamos, no veremos las cosas extraordinarias que hay tras animarse a ser más como Jesús. 
Hay que ser más excelentes que quienes  no conocen de Dios, ser más comprensibles y más que abiertos, capaz de ayudar a quienes están a nuestro alrededor (conocidos o no) a que conozcan a Jesús a través nuestro.

Compartir:

#32 | Mentiras camufladas

Si van a hacer algo digan que sí, y si no lo van a hacer digan que no. Todo lo que digan de más viene del diablo.
Mateo 5:37
Si tengo que hacer algo y dije que voy a hacerlo, entonces lo tengo que hacer, porque si digo que lo haré y no lo hago,  estaría mintiendo. Porque si no lo quiero hacer y sé que terminaré sin hacerlo es mejor decirlo de antemano. Pues las excusas o pretextos sólo empeorarán la situación, pues vienen del diablo y éste siempre busca hacernos tropezar.
Compartir:

#30 | Cuidado con el enojo

Pero ahora yo les aseguro que cualquiera que se enoje con otro tendrá que ir a juicio. Cualquiera que insulte a otro será llevado a los tribunales. Y el que maldiga a otro será echado en el fuego del infierno.
Mateo 5:22
Cuidado con las palabras que dices, con los sentimientos que se acumulan hasta desbordarse y explotar. Si algo te causa enojo, ten calma y pide a Dios que quite ese sentimiento, que causa malos pensamientos, malas palabras y malos actos. Porque por tu enojo serás juzgado, por los insultos, malas palabras en tu boca y malos pensamientos en tu corazón serás juzgado. Y  si llegarás a maldecir a una persona con palabras deseosas de mal, un pecado se abra formado en ti. Por eso, no dejes que el enojo crezca, cuida tus palabras  por el significado tras ellas. Pide perdón a Dios por tus pecados siempre, con el corazón, pide que te limpie de ellos y te ayude a ser más fuerte que estos, para no volver a caer. Habla con Dios, porque gracias a Jesús, tus palabras serán oídas.
Compartir:

#27 | Forma de vida

De la misma manera, la conducta de ustedes debe ser como una luz que ilumine y muestre cómo se obedece a Dios. Hagan buenas acciones. Así los demás las verán y alabarán a Dios, el Padre de ustedes que está en el cielo.
Mateo 5:16
Como hijos de Dios tenemos que ser más conscientes de nuestra acciones y no solo aspirar a algo grande, sino movernos firmemente hacía ello. Tenemos que ser luz de Dios en nuestra casa, no solo fuera de esta. Tenemos que hacer buenas acciones, ser obedientes en el momento y dejar que vean en nuestra vida lo que hay de Dios en nuestro corazón. Para que nos vean y no haya error para remarcar sino actos dignos que motiven a alabar a Dios.
Compartir:

#22 | Huye a Dios

Luego el Espíritu de Dios llevó a Jesús al desierto, para que el diablo tratara de hacerlo caer en sus trampas.
Después de ayunar en el desierto cuarenta días con sus noches, Jesús tuvo hambre. Entonces llegó el diablo para ponerle una trampa, y le dijo:
—Si en verdad eres el Hijo de Dios, ordena que estas piedras se conviertan en pan.
Jesús le contestó:
—La Biblia dice:
“No sólo de pan vive la gente; también necesita obedecer todo lo que Dios manda.”
Después el diablo llevó a Jesús a la ciudad de Jerusalén. Allí lo subió a la parte más alta del templo, y le dijo:
—Si en verdad eres el Hijo de Dios, tírate abajo, pues la Biblia dice:
“Dios mandará a sus ángeles para que te cuiden. Ellos te sostendrán, para que no te lastimes los pies contra ninguna piedra.”
Jesús le contestó:
—La Biblia también dice: “Nunca trates de hacer caer a tu Dios en una trampa”.
Por último, el diablo llevó a Jesús a una montaña muy alta. Desde allí podían verse los países más ricos y poderosos del mundo. El diablo le dijo:
—Todos estos países serán tuyos, si te arrodillas delante de mí y me adoras.
Jesús le respondió:
—Vete de aquí, Satanás, porque la Biblia dice:
“Adoren a Dios y obedézcanlo sólo a él”.
Mateo 4:1-10
Dios siempre nos pone pruebas que Él sabe que somos capaces de superar; pero a veces no nosotros no sabemos y Dios quiere que lo descubramos. Cuando Dios nos considere listos para una prueba, Él nos llevará y hará que el diablo se cruce en nuestro camino para tentarnos a fallar. 
Si hay al menos un pequeño lugar vacío en nuestro corazón, el diablo nos mostrará muchas cosas agradables para llenarlo. Pero no debemos hacerle caso, debemos escuchar al Espíritu Santo y llenarnos de Él. 
Incluso en la casa de Dios, cuando estemos en un lugar elevado, las tentaciones pueden aparecer amenazando con arrojarnos de allí, motivándonos a hacer cosas en contra de Dios. Pero no debemos hacerle caso, debemos escuchar al Espíritu Santo y dejarnos guiar por Él.
Y si nos encontramos en un lugar donde podemos ver todos los deseos de la carne, listos para complacernos, seremos aún más tentados. Pero no debemos dejarnos caer en los deseos de la carne, debemos correr a la presencia de Dios. Porque  siempre que Dios nos ponga una prueba, será para acercarnos más a Él y si la pasamos, seremos premiados en grande.
Compartir:

#15 | Dios te protege

Dios protege como escudo a los que buscan su protección.
Proverbios 30:5b
Busca a Dios y obtendrás su protección, escúchale y estate atento a lo que dice pues aprenderás a protegerte y ser fuerte para cuando sea el momento. Acepta la protección y el amor de Dios, no dejes que el miedo te detenga a ir a Él ni que te desvié del camino correcto.
Compartir:

#7 | No temas

Si tienes miedo de la gente,
tú mismo te tiendes una trampa;
pero si confías en Dios
estarás fuera de peligro.
Proverbios 29:25 
Cuando salgas de casa, ora y confía en que Dios te cuida y protege, en que no permitirá que nada malo te suceda. Por ello, cuando avances a una meta, camines o viajes a un lugar, no tengas miedo de la gente, no debes crear en tu mente malas posibilidades. Confía en Dios porque te mantendrá fuera de peligro.
Compartir:

#6 | Frutos

Tus ovejas te darán su lana,
tus cabras te darán mucha leche,
y así podrán alimentarse
tú y tu familia
y hasta tus empleados.
Además podrás vender tus cabras
y con el dinero comprar un terreno.
Proverbios 27:26-27
Tus talentos darán frutos, los frutos darán semillas e incluso darás esos frutos como alimento y vida para otros. Conseguirás bendiciones y milagros para ti, tu familia y amigos. No tema de lo que vendrá, cree en que cosecharás cosas buenas este año.

Compartir:

#4 | Paciencia

La paciencia vence toda resistencia.
La cortesía vence toda oposición.
Proverbios 25:15
Poco a poco, con gentileza y cortesía, sin apuros ni peleas, trabajando y sembrando sin detenerse. Así, se conseguirá una buen cosecha, venciendo toda resistencia y oposición.
Compartir:

#1 | ¡Ánimo!

Si te duermes un poco
y te tomas la siesta,
y si tomas un descansito
y te cruzas de brazos...
acabarás en la más terrible pobreza.
Proverbios 24:33-34 
Para este nuevo año que comienza, plantéate metas que sabes que puedes llegar a cumplir, tienes que provocarte e incentivarte a moverte cada día y trabajar en tu interior, exterior y alrededor. No permitas que la vagancia, el cansancio y sueño te hagan perder tiempo valioso en el que podrías estar progresando y trabajando. A partir de este día, no temas ni huyas entre ensoñaciones, usa cada minuto para salir adelante.¡Ánimo!
Compartir:

Historial

Seguidores

Seguir por Email

Mis otros blogs

Bleiÿ Doll
Poesiasdeunaprincesa